La disfunción de la articulación temporomandibular (ATM) puede causar síntomas de dolor mandibular, articular y muscular, desgaste de los dientes (secundario a bruxismo), y luxaciones o subluxaciones del disco articular con ruidos (chasquidos en ocasiones audibles).

La disfunción temporomandibular, el apretamiento de los dientes y el bruxismo pueden ser una causa no diagnosticada de cefaleas, particularmente cuando el paciente se despierta por la mañana con folor de cabeza.

El tratamiento de los trastornos temporomandibulares (TTM) con técnicas manuales de fisioterapia y osteopatía irá dirigido por una parte a la causa para evitar recaidas y por otra al alivio de los síntomas.

Se tratará la musculatura en caso de contracturas, la articulación en caso de subluxación, luxación y osteoartrosis, los dientes en caso de maloclusión y las regiones relacionadas que incluye cabeza, cuello y cintura escapular.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo se caracteriza por rechinar y/o apretar los dientes, en especial durante el sueño. Es un movimiento nocturno, inconsciente, intenso y rítmico de los músculos de la masticación.

¿Qué lo causa?

La causa es indeterminada. Se han postulado varios factores como responsables de la presencia de bruxismo considerando como causas mayores: las alteraciones oclusales y el estrés emocional (enojo, miedo, agresividad y/o frustración).

¿Cómo se trata?

El tratamiento del bruxismo busca prevenir el daño en los dientes, en las articulaciones (ATM) y la sobrecarga muscular. Para ellos se emplean técnicas manuales de relajación muscular y férulas (protector dental) de uso nocturno.

 

 

Copyright © 2015 | Diseño web DSM y Lauralofer