Patología – Codo – Epitrocleitis o codo de golf

Patologías

Patologías > Codo > Epitrocleitis (codo de golf)

  • INICIO
  • Cabeza
  • Cuello
  • Hombro
  • CODO
  • MANO Y MUÑECA
  • COLUMNA LUMBAR
  • CADERA
  • RODILLA
  • PIERNA, PIE Y TOBILLO

Selecciona en el menú la sección del cuerpo para ver las distintas patologías.

Los videos nos sirven para ilustrar la diferentes patologías y tratamientos.

Son un gran trabajo creativo y divulgativo. Su origen americano está presente en los doblajes.

Compartimos de base su contenido, con matices, principalmente en su tratamiento, que hemos querido ampliarlo con nuestro enfoque en «Cómo lo tratamos en Still Bilbao».

Disfrutarlos, pero no olvidéis que en nuestra consulta estáis «en buenas manos”.

¿Qué es la epitrocleitis tambien llamada codo de golfista?

Corresponde a una tendinopatía de la musculatura insercional en la parte interna del codo correspondiente a los flexores / pronadores en su tendón común.

¿Cuáles son las causas?

Es una patología muy común en deportes de raqueta (y palos de golf por supuesto) y en trabajos que requieran de movimientos repetitivos de mano y antebrazo en fábricas, oficinas, supermercados…

Como toda tendinopatía tiene la facilidad de cronificarse debido a la poca vascularización que tienen los tendones y por lo tanto la poca capacidad de “auto repararse” dando lugar a procesos de tendinosis e incluso roturas del tendón.

Síntomas de la epitrocleitis o codo de golfista:

Se produce un dolor en la cara interna del codo al realizar pequeños gestos de flexión de muñeca que puede irradiarse por la cara interna del antebrazo y suele observarse en pequeños gestos de la vida cotidiana como puede ser llevar las bolsas de la compra o manejar una sartén.

¿Cómo lo tratamos en la Clínica Still Bilbao?

Para tratar una epitrocleitis o codo de golf es importante realizar un buen diagnóstico diferencial mediante un examen médico y así poder tratarlo mediante técnicas manuales de fisioterapia y osteopatía asociado si fuera necesario a EPI, neuro modulación, punción seca o incluso infiltraciones eco guiadas ya sean de antiinflamatorios esteroideos o de medicina regenerativa como el ácido hialurónico o el PRGF.