Patología – Rodilla – Quiste de Baker o quiste popliteo

Patologías

Patologías > Rodilla > Quiste de Baker (quiste popliteo)

  • INICIO
  • Cabeza
  • Cuello
  • Hombro
  • CODO
  • MANO Y MUÑECA
  • COLUMNA LUMBAR
  • CADERA
  • RODILLA
  • PIERNA, PIE Y TOBILLO

Selecciona en el menú la sección del cuerpo para ver las distintas patologías.

Los videos nos sirven para ilustrar la diferentes patologías y tratamientos.

Son un gran trabajo creativo y divulgativo. Su origen americano está presente en los doblajes.

Compartimos de base su contenido, con matices, principalmente en su tratamiento, que hemos querido ampliarlo con nuestro enfoque en «Cómo lo tratamos en Still Bilbao».

Disfrutarlos, pero no olvidéis que en nuestra consulta estáis «en buenas manos”.

¿Qué es un Quiste de Baker o quiste popliteo?

Es un bulto formado por una bursa (saco lleno de líquido) que aparece detrás de la rodilla y que también se llama “quiste sinovial”.

El líquido sinovial es un material viscoso que lubrica la articulación de la rodilla y que puede derramarse cuando hay alguna alteración.

¿Cuáles son las causas del quiste de Baker o quiste popliteo?

Puede aparecer por una lesión en la rodilla:

  • Lesiones de meniscos.
  • Artrosis de rodilla.
  • Enfermedades como artritis reumatoide.

¿Cuáles son los síntomas del quiste de Baker o quiste popliteo?

 

Estas lesiones pueden producir que las células sinoviales que tapizan la articulación de la rodilla produzcan excesivo líquido abultándose en el hueco poplíteo. A veces este Quiste de Baker o quiste popliteo puede ser asintomático o puede causar dolor o interferir con las actividades normales.

¿Cómo tratamos el quiste de Baker o quiste popliteo en la Clínica Still Bilbao?

En la Clínica Still Bilbao realizamos un diagnóstico médico valorando las causas. Utilizamos tanto la inspección y la palpación junto a métodos como la ecografía musculoesquelética.

Si es necesario procedemos a su drenaje con control ecográfico para hacer la técnica más precisa y con mayor seguridad para el paciente.

Para las causas predisponentes utilizamos técnicas de osteopatía y fisioterapia.

Si la causa es degenerativa por artrosis y meniscos deteriorados no quirúrgicos, utilizamos también guiado por ecografía, técnicas regenerativas como el plasma rico en plaquetas y el ozono y lubricantes como el ácido hialurónico.