Patología – Pierna, pie y tobillo – Esguince de tobillo

Patologías

Patologías > Pierna, pie y tobillo > Esguince de tobillo

  • INICIO
  • Cabeza
  • Cuello
  • Hombro
  • CODO
  • MANO Y MUÑECA
  • COLUMNA LUMBAR
  • CADERA
  • RODILLA
  • PIERNA, PIE Y TOBILLO

Selecciona en el menú la sección del cuerpo para ver las distintas patologías.

Los videos nos sirven para ilustrar la diferentes patologías y tratamientos.

Son un gran trabajo creativo y divulgativo. Su origen americano está presente en los doblajes.

Compartimos de base su contenido, con matices, principalmente en su tratamiento, que hemos querido ampliarlo con nuestro enfoque en «Cómo lo tratamos en Still Bilbao».

Disfrutarlos, pero no olvidéis que en nuestra consulta estáis «en buenas manos”.

¿Qué es un esguince de tobillo?

Los ligamentos son bandas de tejido, fibrosas y elásticas que ayudan a la estabilización de las articulaciones.

Un esguince es una lesión frecuente y dolorosa que ocurre cuando uno o mas ligamentos del tobillo se estiran más allá de su rango normal de movimiento.

Generalmente se producen por torceduras de tobillo, movimientos de giro o movimientos repentinos.

¿Qué tipos de esguince de tobillo hay?

Tres tipos de esguince dependiendo del movimiento que causa la lesión:

  • Esguince lateral (inversión). Ocurre cuando el pie rota hacia adentro provocando una lesión de los ligamentos situados en la parte externa del tobillo, el ligamento latero externo del tobillo.
  • Esguince medial (eversión) Ocurre cuando el pie rota hacia afuera causando lesión en los ligamentos de la cara interna del tobillo
  • Esguince de la sindesmosis. Es menos frecuente generando una lesión en la parte alta del tobillo, en la sindesmosis (unión de tibia con peroné) Ocurre cuando el pie rota hacia afuera y la pierna gira hacia adentro.

¿Qué grados tienen?

La mayoría de los esguinces de tobillo son de primer grado, con dolor e hinchazón, pero sin inestabilidad.

También de segundo grado, que a menudo tienen una marcada hinchazón, hematoma, dolor aumentado y solo una ligera laxitud.

Los esguinces de tercer grado con una ruptura completa producen inestabilidad, pero también un dolor muy marcado y una inflamación

¿Cuál es la evolución natural de un esguince de tobillo?

Fase 1: primeras 72 horas

  • Debes mantener el pie en alto siempre que puedas y no apoyarlo.
  • Debes llevar inmovilizado el tobillo con un vendaje compresivo pero que sea lo más funcional posible.
  • Ponte frío en la zona 3 o 4 veces al día durante estos 3 primeros días.
  • Antiinflamatorio cada 8 horas con un protector de estómago si tienes problemas de gastritis o úlcera.

Fase 2: 4-7 días

  • A partir de ahora, te recomiendo que vayas apoyando un poco el pie con ayuda de unas muletas si te es posible.
  • Ya no es tan necesario que te apliques frío.
  • Y puedes quitarte el vendaje para ponerte una tobillera para que tu tobillo siga controlado y estabilizado, a la vez que te permitirá tener libertad de movimiento.

Fase 3: 7-14 días

  • Manteniendo la tobillera intenta caminar cada vez un poquito más.
  • Si persisten molestias puedes continuar tomando antiinflamatorios, pero convendría que los fueras dejando.
  • También te recomiendo que hagas baños de contraste con agua caliente y fría: mete el pie primero en agua caliente durante unos 10 minutos y luego en agua fría durante 5 minutos más. De esta forma conseguirás estimular la circulación en la zona del tobillo.

Fase 4: 15-30 días

  • En esta fase ya deberías ser capaz de hacer vida normal, aunque todavía no te recomiendo que hagas deporte de impacto para el tobillo.
  • Puedes ir dejando la tobillera por casa y reservarla si sales a caminar a la calle.

Si pasado un mes sigues teniendo un dolor molesto que no se va (otra cosa es que todavía te duela, pero notes que va claramente a menos), deberías de consultar con un traumatólogo para que te revise.

¿Cómo tratamos el esguince de tobillo en la Clínica Still Bilbao?

En la Clínica Still Bilbao, el tratamiento de un esguince depende del grado de lesión, dolor e inflamación.

Se realiza una correcta valoración del lugar y de la intensidad de la lesión.

Reducimos la inflamación y comprobaremos la movilidad de las estructuras implicadas directa e indirectamente utilizando terapia manual de Osteopatía y Fisioterapia. En caso de ser necesario realizamos una infiltración Eco guiada.

Para controlar la inestabilidad residual que se queda y reducir la irritación de los ligamentos realizaremos un vendaje estabilizador con función drenante.

En una fase más avanzada trabajaremos la fuerza de la musculatura estabilizadora del tobillo y su propiocepción siempre con las medidas de seguridad pertinentes.

Generalmente no precisa de cirugía.